Powell no prevé una recesión y deja la puerta abierta a nuevos recortes en las tasas de interés

 

El presidente de la Fed ha asegurado que la institución seguirá “monitorizando el crecimiento, analizando todas las incertidumbres y actuando de manera apropiada para sostener la expansión”

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, rechazó ayer las percepciones de que la economía de Estados Unidos se estaba inclinando hacia la recesión. “Nuestra principal expectativa es que no habrá recesión, ni en Estados Unidos ni en la economía global” señaló este viernes en una intervención en Zurich (Suiza). El dirigente de la Fed reconoció la existencia de una ralentización en el crecimiento, pero “solo en casos como el de China, Alemania o la Unión Europea”.

Aun así, Powell ha recalcado que todavía existen muchos riesgos y ha asegurado que la Fed seguirá “monitorizando el crecimiento, analizando todas las incertidumbres y actuando de manera apropiada para sostener la expansión”. De este modo, deja la puerta abierta a un nuevo recorte de tipos en las tasas de interés de cara a la reunión ordinaria de política monetaria que celebra la Reserva Federal norteamericana el próximo 18 de septiembre.

La primera bajada, y por primera vez desde la crisis financiera de 2008, se produjo el pasado mes de julio, cuando el recorte anunciado por la Fed fue de 0,25%, una decisión que dejó la tasa de referencia entre el 2% a 2,25%. Desde aquel momento el crecimiento económico se ha ralentizado y hasta firmas como JPMorgan creen que habrá hasta tres recortes más antes de que acabe este año.

Los datos de empleo, argumento para bajar los tipos

A esto hay que sumarle los datos de empleo decepcionantes que se publicaron ayer, que suponen un argumento más para bajar los tipos. La economía estadounidense creó 130.000 nuevos empleos en agosto, por debajo de los 160.000 que esperaban los analistas. Además, el sector privado generó apenas 96.000 puestos de trabajo el mes pasado, la cifra más baja de los tres últimos meses y por debajo de los 150.000 estimados por el consenso.

Pese a ello, Powell insistió en la fortaleza del mercado laboral. “La economía de Estados Unidos está en buena forma, con una previsión que sigue siendo favorable, en un fuerte mercado de trabajo” y un “crecimiento moderado”, sentenció.

También destacó la subida de salarios, que pueden conducir a la inflación a los niveles del 2% que persigue la Fed . “No permitiremos que la inflación caiga muy por debajo del objetivo del 2%”, insistió. Además, recalcó que se mantendría fiel al objetivo de crecimiento. “Menor crecimiento, menor inflación, menores tipos de interés”, señaló.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.